Archivos para las entradas con etiqueta: Stop desahucios

Incluimos el artículo del economista José Caros Díez publicado en CincoDías.com, consideramos que la reflexión es muy acertada a la hora de q la PAH se plantee su ILP y tenga más opciones para ser realmente eficaz. José Carlos no defiende la dación en pago retroactiva y expresa argumentos de peso que siguen ahondando en la posibilidad de encontrar soluciones reales a reales afectados.

Pensar y reflexionar a la hora de plantearse retos como la ILP siempre es algo positivo, por eso aportamos este documento, con la máxima intención de aportar vías de solución reales al drama que vivimos.

“¿Cómo parar los desahucios?” Por José Carlos Díez

Artículo publicado en CincoDías.com

Anuncios

El Partido Popular acepta llevar a trámite la Iniciativa Legislativa Popular sobre desahucios presentada ayer en el Congreso de los Diputados.

El Partido Popular, en declaración en rueda de prensa a las 13 .36h confirmó su negativa a aceptar a trámite la ILP que la Plataforma Afectados por la Hipoteca llevó al Congreso con el apoyo de más 1.400.000 firmas, además de un apoyo y una sensibilización popular como pocas veces se ha sentido. El Grupo Popular ha retirado el vídeo de esa comparecencia del portavoz Alfonso Alonso.

Esa misma tarde trascendió la noticia de que un matrimonio de jubilados de Calvià se había suicidado por la amenaza del desahucio de la vivienda de toda su vida. Un día antes, la plataforma Stop Desahucios confirmaba el suicidio de una persona en Basauri.

Horas más tarde el Partido Popular decidió cambiar su intención de impedir el trámite de la Iniciativa y cambió su negativa por un voto favorable. 

Es una victoria de la iniciativa ciudadana, de las plataformas, de las firmas, de los que acuden a cada desahucio, de una mayoría ciudadana indignada y cada vez más sensibilizada con una situación absolutamente irracional y  esperpéntica. Una situación que sin duda debe animar a seguir insistiendo en hacer presión para que quien legisla haga algo útil y eficiente, ofrezca una solución sensible y real a la situación económica y social que ellos mismos junto al sector financiero están provocando a una ciudadanía en general, pero a los más débiles en particular.

Pero la conclusión también a la que hay que llegar, sin ignorar esta situación puntual alentadora, es que conviene insistir en que las motivaciones que provocaron el cambio de voto del Partido Popular son fruto más de sus miedos y de una manifiesta cobardía ante las repercusiones que pudiese tener su negativa. Una cobardía compartida con el partido principal de la oposición, el PSOE, con quienes desde el bipartidismo excluyente más irresponsable, ya pretendieron tratar de calmar la respuesta ciudadana con reuniones y propuestas oportunistas y estériles el pasado mes de Octubre.

No conviene olvidar la impresentable actitud de los dos partidos principales el pasado mes de Octubre, después de aquellas negociaciones y propuestas tan  lamentables como ineficaces, así como el llamado Código de Buenas Prácticas que el PP puso en funcionamiento a principio de 2012. Meros gestos falaces, indecentes, muy especialmente cuando el BCE avisaba al mismo tiempo con cierto tono de amenaza de la imposibilidad de cambiar la ley hipotecaria de forma unilateral.

No ignoremos que la lucha por y la defensa de la dignidad social será dura, larga y compleja, pero ayer se dio una situación que anima de forma extraordinaria a asumir la responsabilidad ciudadana de forma diferente. La tarde de ayer supone un impulso monumental para forzar a los que legislan desde esta realidad que tanto les asusta y pone en clara evidencia su infame cobardía, porque supone la evidente determinación de cada vez más gente, esa gente que va asumiendo la defensa y el compromiso necesario para que la dignidad no sea enterrada por meros intereses financieros y políticos.

Está claro, sí se puede, porque los que son los mayores cómplices demostraron ayer que son cobardes, muy cobardes.

P.D. Mientras se escribía este post, llegó la confirmación de un nuevo caso de suicidio consumado en Alicante.

11

Presentamos dos enlaces que consideramos de interés.

El primero que habla sobre los suicidios de forma genérica, lo presentamos especialmente por el debate que provoca y por  la cantidad de comentarios de interés que incluye, algunos de ellos con informaciones y estadísticas verdaderamente interesantes. El post es del 7 de Julio de 2012.

LA SANGRÍA DEL SUICIDIO EN ESPAÑA

El segundo es un post ya hablando directamente sobre la posibilidad de que  suicidios y desahucios empiecen a estar relacionados directamente. El post es está escrito en el inicio de Noviembre, seguramente, como ocurrió con este blog que es de finales de Octubre, los varios casos en el mes del citado Octubre y muy probablemente el caso de Barakaldo, provocó la necesidad de escribir sobre esta realidad nuevamente desde el punto de vista de unir ambos conceptos.

Parece que hay más gente sensibilizada y necesitada de destacar esta realidad social que vivimos en años tan complicados.

SOBRE SUICIDIOS Y DESAHUCIOS

Estaremos muy pendientes a la publicación de las estadísticas que hablen de 2011 y 2012, seguro que ayudarán a retratar esta realidad social que nos está tocando vivir, y quizá ayuden a concienciar a la gente de las consecuencias reales y cuantificables de esta miserable y planificada crisis/estafa. Consideramos que concienciar a la gente es parte fundamental para provocar respuestas ciudadanas, es lo que pretende este blog, además de prestar atención a las estadísticas oficiales, tratar de concienciar de la realidad con algo más que gráficos, con cifras, datos y hechos contrastados.

Desarraigo: Separar a alguien del lugar o medio donde se ha criado, o cortar los vínculos afectivos que tiene con ellos. (RAE, 3ª acepción)

Los desahucios son solo una parte del evidente y clarificador desarraigo que la situación social actual provoca en la sociedad estos días, seguramente, la parte más presente en estos momentos, la más movilizada y organizada, también más la dramática, aunque también haya habido algunos suicidios por despidos.

El drama es de tales dimensiones que las reacciones de la gente con el caso en Barakaldo la semana pasada provocaron la necesidad por parte del bipartidismo excluyente (no contó con nadie más) y el sector financiero de ofrecer algunos signos de sensibilidad y responsabilidad. En realidad, después de varios días de gestos y ruedas de prensa, sus conclusiones no ofrecen nada más que una infame suficiencia disfrazada de burda caridad con los casos que serían insoportables hasta la náusea. Nada de soluciones. Nada de nada en sus intenciones.

Hoy viernes 16 de Noviembre, con toda su propuesta encima de la mesa, ha aparecido otro caso de suicidio en Córdoba. Las redes sociales han corrido como la pólvora a pronunciarse sobre este hecho, interpretando otra situación más de drama consumado, otro #GenocidioFinanciero, indignación e infinidad de mensajes que se han parado en cierta forma en seco cuando se ha visto que el suicidio y el desahucio eran consecuencia de un caso de alquiler familiar, no un caso de denuncia iniciado por una entidad financiera.

El caso es que Bufet Almeida ha RT dos veces el enlace de este blog con este mensaje:

Repetimos: los desahucios matan, aunque no haya un banco detrás. El desarraigo lleva a la muerte: ‪https://losdesahuciosmatan.wordpress.com/  ‪#StopDesahucios       Ofrecemos el enlace directo del mensaje.

El desarraigo. Consecuencia terrible de la que no se habla y por la que pasan todos y cada uno de los casos afectados por desahucios, y un creciente número de los despedidos de su trabajo que no alcanzan a ver una mínima posibilidad de futuro.
El desarraigo es una situación no tan explosiva como el suicidio consumado de una persona desesperada, pero es una absoluta condena, una muerte inducida en vida para gente a la que le niegan un futuro que definitivamente ya no existe. El desarraigo es una asfixia lenta y premeditadamente silenciosa si no hay oportunidad.  Es la realidad que debería mover la conciencia de la gente, la posibilidad de encontrarnos con una sociedad por la que deambulen unos determinados “zombies”, algunos incluso cercanos y conocidos, gentes a las que no les dio por colgarse de una viga, o por lanzarse desde la ventana del salón en un piso suficientemente alto, tampoco por llevarse por delante a alguno de los responsables de una desgracia calculada, en este caso la suya. Gentes a las que condenan y niegan la más mínima cota de dignidad y posibilidad, por sistema, por dinero, porque les arrebatan todo. Es el sentimiento de desarraigo.

El motivo del suicidio del hombre de Córdoba según parece fueron cuestiones familiares, y en Twitter se ha generado una diferencia de opiniones, gente que separaba por prudencia y aclaraba las diferencias de motivos de este suicidio de la dinámica que pretende este blog (consecuencias directas de la crisis), y gente, como el Bufet Almeida, que usaba el caso para apelar a ese sentido del desarraigo, pensando en cómo habría podido quizá influir en la decisión de este hombre la terrible realidad social y económica que se sufre de forma cada vez más generalizada.

No creo que podamos saber nunca si fue ese sentido de desarraigo el que le llevó a tomar semejante decisión y tuvo que ver directamente con la situación de crisis, es complicado y conviene además ser muy respetuoso. Pero hablando en un sentido generalizado de cómo puede realmente afectar ese sentimiento de desarraigo en esta crisis/estafa, sería bastante sensato concluir que  seguramente sea una de las consecuencias más tremendas e ignoradas en toda esta situación. Desgraciadamente ha sido una cuestión prácticamente invisible hasta hoy, porque no deja rastros aparentes y no son casos “noticiables”.

El título de este blog “Los desahucios matan” fue elegido precisamente por ser conscientes y compartir esta realidad, el título también fue fruto de una indignación grande sentida en Octubre, cuando decidimos hacer el listado porque varios casos salieron a la luz mientras otros se ignoraban. Algo más en calma, surgieron dudas de si quizá era un título que pudiese dar una imagen demasiado cercana al morbo o al puro sensacionalismo. Hoy nos queda más constancia de lo oportuna que fue la decisión, ojalá también se considere en forma más oportuna la realidad que rodea a todos los casos de desahucios y parados en general, no sólo a los sucesos más dramáticos. Los desahucios matan, lentamente, cuando al quitarte todo, incluida tu casa, te condenan al abandono de lo ha sido referencia de tu vida y tu entorno. Con una deuda indigna, además, que no te pertenece.

Crear conciencia es un trabajo que nos corresponderá a los propios ciudadanos y las iniciativas que seamos capaces de organizar, no esperemos nada de los medios de comunicación (leer el punto IV “El silencio de los medios,” a final). Seguramente, esta situación con los desahucios es la parte más presente en estos días, también la más movilizada y organizada. La realidad de esta sinrazón social, su organización y su continuidad, sus éxitos, podrían ser el inicio, el germen de una movilización social más generalizada, más comprometida, más sensible con una realidad que empieza a ser demasiado pesada.