El hecho de que los suicidios relacionados con los desahucios o los fallecimientos provocados fruto de la crisis en general tengan ahora una mayor presencia en los medios que en otras situaciones anteriores, supone para algunos una realidad retratada que merece, que agradece esa información, es una exposición de datos y hechos objetivos que se entiende necesaria hoy. Para otros en cambio, dar a conocer los hechos es un ejercicio de información tendencioso y caprichoso que provoca críticas, y se apela a la prudencia con los casos por el sensacionalismo que utilizan los medios de comunicación con intenciones más oportunistas que otra cosa.

El ejemplo es este post: “Los suicidios y el periodismo del click” El autor ha escrito en la primera entrada de este blog acusando de basar los casos expuestos en falsos datos, y acusa a los que hablan de los suicidios provocados por la crisis de una tendenciosidad basada en estadísticas que justifican que  ahora estamos en el momento más bajo en el número de suicidios. Todos los casos expuestos en este blog han sido publicados en varios medios de ámbito nacional.

El autor  del blog habla concretamente de 4 casos que tuvieron una trascendencia importante y provocaron una reacción social considerable, entre otras cosas porque los casos se dieron en fechas cercanas a otros casos que aumentaron la sensibilidad social. La trascendencia social que tales casos tuvieron no fue debida en concreto a esos casos descritos, sino al cúmulo de sucesos que con anterioridad se habían dado en fechas próximas.

El caso 1 de Granada del 25 d Octubre se confirma después de que cuatro sucesos relacionados con la crisis se diesen en los días previos en el mes de Octubre, Pueden ver el listado que presentamos. Seguramente, fue la razón de tener más repercusión mediática.
El autor del mencionado blog cuando comenta por primera vez en este blog, apela a un documento de Caja Rural de Granada, basando su argumentación en dar  absoluta veracidad a ese documento. Nosotros le dimos la credibilidad que pueden tener las entidades bancarias en todo este tema, bastante  relativa, viendo las tendenciosas y falsas formas con las que han venido actuando.

El caso 2 de Baracaldo fue unos días después del caso de Granada y unos días después de también varios intentos. En total 6 casos en dos semanas. El cúmulo de casos evidentemente provocó una reacción social que provocó la respuesta de entidades bancarias y  partidos mayoritarios ofreciendo una serie de cuestiones con las que se demostró en poco tiempo la nula capacidad e intención que se tenía en solucionar el problema. Es esa precisamente la credibilidad que tiene para nosotros las propuestas y documentos de las entidades bancarias.

En el caso 3 asumimos en este blog las dudas, pero nos animó a plantearnos cuál es el real y generalizado drama de esta situación  socio-económica, “El desarraigo” que provoca en los despidos a gente de más de 50 años y todos los ciudadanos desahuciados. La realidad actual está ahí, por eso es conveniente informar, para concienciar y  para conocer la situación real que tenemos.

En el caso 4 no aporta documentación alguna sobre esos 6 años de deuda de alquiler, pero acusa a la PAH de usarlo de forma tendenciosa, y habla de efecto Werther como si fuese un experto en el tema, aunque es una mera opinión.

El blog expone un twit que dice el siguiente texto:

“Hoy hay 3,16 millones más de residentes en España que en 2005 y menos suicidios q entonces (Via ‪@sintetia) Necesitamos datos y no opiniones”

Precisamente es lo que tratamos de ofrecer en este blog, datos, hablar de sucesos constatados que definan una realidad que consideramos no se debe ignorar, no hablar de estadísticas que, tratándose de un tema tan delicado, pueden no ajustarse a la realidad, precisamente por la tendencia a ocultar este tipo de sucesos y porque las situaciones sociales pueden ser extraordinariamente diferentes entre sí.

En este blog hacemos una clara diferencia entre los casos de suicidio individual, fruto de situaciones personales, y los sucesos que son inducidos de forma indirecta por una situación concreta. El ejemplo puede ser la situación de France Telecom y el aumento significativo de casos que provocó una investigación que nadie criticó y que parece que de alguna forma paró la escala ascendente de sucesos, precisamente porque la investigación y la información estableció claras responsabilidades.

El plan anti suicidios de France Télécom.

France Télécom, imputada por acoso tras los múltiples suicidios.

Procesado por acoso moral el expresidente de France Télécom.

Entendemos que hay una clara diferencia entre los casos con circunstancias individuales y personales y los casos inducidos por intereses o circunstancias concretas.

En este blog, a los argumentos del efecto Werther  al que alude el post citado, ofrecemos las pruebas de contrastados casos de efectividad aplicando el efecto contrario, el efecto Papageno, que habla de la opción posible de informar con responsabilidad de y forma preventoria.  Pensamos que la responsabilidad de informar de forma responsable es la forma correcta de tratar casos que son inducidos por circunstancias concretas, como en el caso de France Telecom. Ignorar los hechos en casos inducidos no es la forma de actuar con responsabilidad, ni social ni informativamente.

Para terminar, incluso en el hipotético caso de que los 4 ejemplos mostrados en el blog fuesen casos que tuviesen que ver con otro tipo de circunstancia diferentes a la crisis/estafa, incluso en ese hipotético caso, el resto de sucesos detallados serían motivo suficiente para seguir apelando a la necesidad de información en un drama social que no tiene comparación.
No consideramos determinantes las estadísticas que muestra y que hablan de un porcentaje menor de casos actualmente comparando con años y situaciones anteriores, los actuales son casos que se dan, que se confirman y que tiene que ver con una situación social y económica que no tiene comparación con ninguna otra, y es ésa la razón determinante para hacer este blog, no si el número es mayor o menor comparativamente hablando con otras situaciones. La situación y las circunstancias actuales no tienen comparación posible, y es eso lo que consideramos importante, lo determinante para exigir información, no el porcentaje o si el número total de casos es mayor o menor.
Insistimos en ofrecer el máximo respeto en los casos por situaciones o decisiones personales, individuales, son casos diferentes y seguramente en esas estadísticas que se presentan no se ofrezcan diferenciación alguna en casos que son de naturaleza tan diferente.

Si en el post citado al inicio se apela a 4 casos para acusar a este blog y a la PAH de ser tendenciosos (en su último comentario del 17 de Feb. apela directamente a una intención por parte de los medios de vender más periódicos con los casos…), podría también apelarse desde esta parte que habrá un número indeterminado de casos que también pasarían desapercibidos, por escrupulosa decisión de los allegados en mantener una discreción muy respetable. Es la situación que tenemos la que merece la denuncia, no el número de casos, y consideramos que la situación es lo suficientemente grave para informar y para sensibilizar a la ciudadanía con esa información de la realidad que se vive a diario y las consecuencias de las políticas financieras y la ley hipotecaria.

Anuncios