El Partido Popular acepta llevar a trámite la Iniciativa Legislativa Popular sobre desahucios presentada ayer en el Congreso de los Diputados.

El Partido Popular, en declaración en rueda de prensa a las 13 .36h confirmó su negativa a aceptar a trámite la ILP que la Plataforma Afectados por la Hipoteca llevó al Congreso con el apoyo de más 1.400.000 firmas, además de un apoyo y una sensibilización popular como pocas veces se ha sentido. El Grupo Popular ha retirado el vídeo de esa comparecencia del portavoz Alfonso Alonso.

Esa misma tarde trascendió la noticia de que un matrimonio de jubilados de Calvià se había suicidado por la amenaza del desahucio de la vivienda de toda su vida. Un día antes, la plataforma Stop Desahucios confirmaba el suicidio de una persona en Basauri.

Horas más tarde el Partido Popular decidió cambiar su intención de impedir el trámite de la Iniciativa y cambió su negativa por un voto favorable. 

Es una victoria de la iniciativa ciudadana, de las plataformas, de las firmas, de los que acuden a cada desahucio, de una mayoría ciudadana indignada y cada vez más sensibilizada con una situación absolutamente irracional y  esperpéntica. Una situación que sin duda debe animar a seguir insistiendo en hacer presión para que quien legisla haga algo útil y eficiente, ofrezca una solución sensible y real a la situación económica y social que ellos mismos junto al sector financiero están provocando a una ciudadanía en general, pero a los más débiles en particular.

Pero la conclusión también a la que hay que llegar, sin ignorar esta situación puntual alentadora, es que conviene insistir en que las motivaciones que provocaron el cambio de voto del Partido Popular son fruto más de sus miedos y de una manifiesta cobardía ante las repercusiones que pudiese tener su negativa. Una cobardía compartida con el partido principal de la oposición, el PSOE, con quienes desde el bipartidismo excluyente más irresponsable, ya pretendieron tratar de calmar la respuesta ciudadana con reuniones y propuestas oportunistas y estériles el pasado mes de Octubre.

No conviene olvidar la impresentable actitud de los dos partidos principales el pasado mes de Octubre, después de aquellas negociaciones y propuestas tan  lamentables como ineficaces, así como el llamado Código de Buenas Prácticas que el PP puso en funcionamiento a principio de 2012. Meros gestos falaces, indecentes, muy especialmente cuando el BCE avisaba al mismo tiempo con cierto tono de amenaza de la imposibilidad de cambiar la ley hipotecaria de forma unilateral.

No ignoremos que la lucha por y la defensa de la dignidad social será dura, larga y compleja, pero ayer se dio una situación que anima de forma extraordinaria a asumir la responsabilidad ciudadana de forma diferente. La tarde de ayer supone un impulso monumental para forzar a los que legislan desde esta realidad que tanto les asusta y pone en clara evidencia su infame cobardía, porque supone la evidente determinación de cada vez más gente, esa gente que va asumiendo la defensa y el compromiso necesario para que la dignidad no sea enterrada por meros intereses financieros y políticos.

Está claro, sí se puede, porque los que son los mayores cómplices demostraron ayer que son cobardes, muy cobardes.

P.D. Mientras se escribía este post, llegó la confirmación de un nuevo caso de suicidio consumado en Alicante.

11

Anuncios