La distancia real entre la ciudadanía y los congresistas.

Ada Colau, representante de la Plataforma Afectados por la Hipoteca (PAH) ofreció su intervención en último lugar ayer en la Comisión de Economía y Competitividad del Congreso, sesión 23, con motivo del proyecto de ley de medidas urgentes para reforzar la protección a los deudores hipotecarios. Con anterioridad intervinieron D. Julio Rodríguez López, Doctor en Ciencias Económicas y Ex-Presidente del Banco Hipotecario y de la Caja de Ahorros de Granada y D. Javier Rodríguez Pellitero, Vicesecretario General de la Asociación Española de Banca (AEB). Después de cada intervención, varios congresistas de los diversos grupos parlamentarios ofrecieron valoraciones y opiniones sobre los contenidos expuestos por los participantes.

Vídeos de las intervenciones 

Cabe decir una vez más que lo que con más evidencia quedó plasmado en todo ese tiempo de la sesión fue la inmensa, la enorme y descomunal distancia que separa a los congresistas de la realidad social y ciudadana, una realidad que con brillantez y contundencia expuso Ada Colau en su intervención, incluida la directa alusión al señor Rodriguez Pellitero, al que tildó directamente de criminal.

La emotividad, la rabia contenida con la que se expresó en ese momento, la sinceridad de un sufrimiento y de un orgullo de más de 4 años luchando a diario por unos derechos y una dignidad que dijo no se negocia (“los derechos humanos son innegociables”, dijo), situó a la realidad que la mayor parte de la gente de este país siente a años luz de esas formas, de esa artificial educación exhibida por el presidente y por los diputados que intervinieron posteriormente, especialmente cuando algunos apelaban a la representante desde varias intervenciones a agradecer que había sido invitada a intervenir en esa sesión. Más bien es al contrario, son los representados por Ada Colau en número importante y la ciudadanía en general identificada absolutamente con sus reivindicaciones los que seguramente han permitido que sus señorías estén ahí, pero la suficiencia de éstos dejó clara evidencia una vez más esa distancia infinita.

La jornada de ayer debería servir para sensibilizar aún más si cabe de la falta total de actitud y de voluntad del parlamento para solucionar un drama real y ya desgraciadamente cotidiano, provocado por una ley que no tiene parangón en ningún país del mundo. La suficiencia exhibida por algunos, la verborrea estéril y falta de compromiso de otros, la indecente argumentación del señor García Egea, pone a los responsables políticos que representan al país en el Congreso en una situación ciertamente infame, porque esa propuesta de mínimos firmada por más de un millón de personas va a ser rechazada, rechazada por la mayoría absoluta del Grupo Popular en un momento especialmente indignante que vivimos por los casos de una supuesta corrupción tan indecente como generalizada.

Es muy de agradecer que la intervención de ayer de Ada Colau evidencie una vez más esa suficiencia y esa distancia infinita. Por los resultados en las últimas encuestas, parece que la ciudadanía va tomando conciencia de quién y de qué forma se toman las decisiones en este país, siempre serán bienvenidas todas las cuestiones que ayuden a tomar conciencia social de la realidad que rodea a este país desde hace más de 4 años, de las leyes que manejan los cauces legales de imponen esa realidad y de quienes las diseñan y defienden con espantosa frialdad.

Comparecencia completa de Ada Colau

Las supuestas amenazas de Ada Colau que “indignaron” a algunos congresistas.

Anuncios