Han pasado varios días desde la aprobación del decreto ley sobre los desahucios que el Gobierno del Partido Popular aprobó el pasado Jueves 15 de Noviembre.

Como algunas personas adelantaron en algunos medios y en algunas declaraciones personales (también nos atrevimos a anticiparlo en este blog, Gestos, gestos y más gestos, ¿palabras vertidas en saco roto?), la insuficiente capacidad del decreto ley para resolver un problema que tiene dimensiones tan extremas, se confirma de forma evidente y sangrante. Los casos reales de afectados que puedan acogerse a la moratoria de dos años, suponen un porcentaje exiguo. Como ejemplo sirva el único caso en Lleida, o los 7 casos en toda Barcelona que se confirman según informa la PAH. Además, no solo no resuelve el problema en absoluto, sino que  agrava sobremanera la situación a las escasísimas familias que puedan acogerse a esta propuesta. Los intereses de demora ni se detienen ni se revisan, con lo que se empieza a confirmar que se pagará más de un 20% de media de intereses de demora en estos dos años de supuesta moratoria. La deuda incrementada de forma perniciosa después de dos años de “tregua”.

Otro enlace que habla de esta realidad en el Diario Público.

Tal y como ya afirmaban Carlos Bardem e Isaac Rosa, parece evidente que la estrategia ha sido principalmente parar la creciente reacción ciudadana fruto de los sucesos consumados desde las últimas semanas de octubre. El miedo a esa respuesta popular en claro aumento como consecuencia de semejante realidad, hizo salir a las entidades bancarias con inaudita rapidez para aportar gestos que sin duda pudiesen aplacar esta creciente sensibilidad ciudadana. Gestos que hoy podrían entenderse como absolutamente obscenos por ser premeditadamente estériles.
El cinismo ofrecido, ya inaudito, atroz e inconcebible, inaguantable, absolutamente insoportable, debe ser razón suficiente como para volver a recuperar la sensibilidad y la respuesta ciudadana que provocó tanta prisa en las decisiones, tanto en las entidades bancarias como en los responsables de un bipartidismo absolutamente insensible e irresponsable. Es imprescindible evitar que esta medida suponga de nuevo una realidad social tan adormecida como lo estuvo en los años anteriores, hay que evitar que se permita a las entidades bancarias continuar con esta sangría premeditada, con el beneplácito además de una casta política en perfecto y encubierto gesto de incompetencia calculada; hay que impedir que se permitan la autocomplacencia de ignorar la responsabilidad que les corresponde, unos como causantes directos de la situación creada, y los otros como responsables políticos que fueron elegidos para defender los intereses del pueblo.
Es imprescindible que los medios insistan, que los partidos políticos alternativos no cejen, que las asociaciones no paren (éstas seguro que seguirán con sus movilizaciones, sin duda), que se organicen movilizaciones y respuestas a nivel nacional no sólo para los afectados.

Si realmente, para que la gente se indigne y tome una conciencia que asuste a los mercenarios como ocurrió la semana pasada, tienen que seguir ocurriendo sucesos tan dramáticos como los de las Palmas, Granada o Barakaldo, será verdaderamente una realidad decepcionante y muy difícil de justificar.

Junto a todo esta  delirante situación, Ana Botella vende cinco edificios de viviendas sociales en el centro de Madrid, ocupadas por 117 familias a una empresa vinculada al marido de Dolores de Cospedal.

Sólo la sociedad, con la sensibilidad que demostró la semana pasada después del suceso de Barakaldo, junto con una judicatura que ha demostrado una sensibilidad significativa, podemos parar esta barbarie de auténtica desvergüenza económica, política y social.  Según informan en La Sexta, hoy se han paralizado tres desahucios fruto de la repercusión social que habían provocado.

Desahucio parado en Catarroja.  20 de Noviembre. El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Catarroja (Valencia) ha paralizado temporalmente un procedimiento hipotecario antes de acordar el embargo de una vivienda y ha consultado al Tribunal de la Unión Europea (UE) sobre una cláusula incorporada al contrato bancario que podría ser abusiva.

Afectados por desahucios presentan peticiones de suspensión en toda España. 20 de Noviembre.

Por ahí, parece que es el camino. Nada que ver con la propuesta ofrecida por un Gobierno insensible y francamente decepcionante.

Aunque no es suficiente porque la decisión afecta únicamente a esa minoría que puede adaptarse al decreto ley , la sensibilidad, como se puede  ver, la ponen los jueces: Los jueces de Bilbao aprueban un protocolo para no desahuciar a las familias. (Miércoles 21 de Noviembre)

Más publicaciones al respecto de las actuaciones de los jueces para frenar los desahucios en El Periódico. Los jueces toman medidas para frenar los desahucios. 22 de Noviembre.

Rosa Maria Font, jueza de Terrassa: “Que no se pueda perder la casa teniendo razón” 

Los jueces de Bilbao y Mallorca pactan suspender todos los desahucios.

Ana Fariñas, titular del Juzgado de Primera Instancia número 5 de El Ejido, suspende las ejecuciones hipotecarias hasta que se pronuncia la UE.

Anuncios