Suicidios y el efecto llamada. ¿Informar es conveniente?

Generalizar suele ser arriesgado. Parece que es evidente que los medios pueden tener un grado de influencia en las conductas suicidas, pero no necesariamente en un sentido estricto negativo. Un sentido informativo enfocado a la prevención parece también destacable, y posible, de hecho hay parámetros del manejo de este tipo de información útiles establecidos a nivel mundial. Parece ser que toda esta cuestión depende fundamentalmente de lo que sería un sentido de la responsabilidad informativa, la importancia extraordinaria que las formas, contenidos y las maneras de plantear la noticia tienen para afrontar la información. Y  se supone además que tendría bastante más interés, incluso moral, afrontar la noticia con una intención informativo-preventiva que el mero hecho de ignorar el suceso. La responsabilidad y las formas marcarían seguramente la tendencia de una influencia positiva o negativa de la información.

Sobre el “efecto llamada” de los medios al informar de casos de suicidio, el llamado caso Werther, y la imitación al suicidio, se ha escrito largamente. Se ha escrito menos sobre el caso contario, el caso Papageno, que consiste en utilizar los mismos medios para disuadir de llevar a cabo el hecho del suceso (efecto Papageno, acuñado en honor al personaje homónimo de “La flauta mágica” de Mozart, que fue disuadido de suicidarse después de que tres niños le mostraran las otras alternativas que le ofrecía la vida). Es de suponer ese menor interés en profundizar en este caso, ya que se ha constatado poca evidencia existente en los efectos de las posibles recomendaciones, supuestamente, porque son mucho más complicadas de evidenciar cuando se ha evitado un suicidio.

Aportamos un documento que amplía toda esta cuestión, hablando de las dos posibilidades de influenciar, la positiva y la negativa, diferenciando incluso los medios habituales de prensa, radio y TV con la irrupción de Internet, mucho más complicado de controlar, y con serias situaciones especialmente entre los jóvenes, pero con extraordinarias formas y posibilidades de provocar medidas de prevención y de disuasión. Consideramos que el documento tiene un considerable interés.

“Guía de Práctica Clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida”   Ver punto 8.4 – Pag 160  -Medios de comunicación y suicidio-

Al final, la conclusión es que es la propia responsabilidad de los medios y su implicación en las formas la que marcará un resultado lejano a ese efecto llamada / Werther que tanto preocupa y que, en cierta forma, podríamos pensar que coacciona. Ciertamente, cabría pensar que es el camino fácil, el que no asume responsabilidades que quizá hasta ahora no fueron tan necesarias.

Lo que nos lleva a exponer este texto es el puro sentido común que plantea. Ignorar el suceso quizá sea un correcto planteamiento para algunos casos de suicidios comunes,  añgunos que afectan de forma personal e individual, los que se hacen por motivos y circunstancias particulares de cada persona y que merecen un extraordinario respeto . Pero la crisis empieza a cambiar esta situación individualizada por un concepto más generalizado, que incluso quizá pudiese llegar a responder a posibles responsabilidades, como ocurrió con el caso France Telecom en Francia. Desde luego, responsabilidades morales, es evidente que  las tiene.

Incluimos algunos otros enlaces que también plantean esta cuestión.

Documento de la OMS sobre recomendaciones para profesionales en medios en la prevención de suicidios

Efecto llamada e influencia (Vía La Información)

La televisión me dijo que me suicidara… mitos y realidades (Blog Médico Crítico)

Casi un año después de escribir este post, descubro un maravilla que me ratifica en mi opinión. La muerte silenciada

Foto de Tatiana Leshkina

Anuncios